U.D. Las Palmas y el secreto del coste cero

Desde la llegada de Paco Jémez «la vida sigue igual». El tema musical de Julio Iglesias (ex futbolista también) hace justicia al encefalograma plano de un descenso anunciado. Se añade desde el club una incomprensible falta de empatía con la afición, al jugar con la duda de la renovación injustificable de un técnico que no la merece. La baja competencia no da para ganar y es producto de una línea competitiva basada en la más simple y burda improvisación. Una mala praxis que cualquier pericial futbolística al uso desmonta con pruebas fehacientes. Trayectoria Jémez dudosa ratificada por informaciones procedentes de México que confirman un pasado reciente, conflictivo e ineficaz. Ya decía Fernando Celada que sombra es la ausencia, desolación. No se comprenden las expectativas procedentes del club sobre su continuidad y sobrevivir un proyecto de más de los mismos. La propiedad «virtual» de las SAD (futbol es futbol) es dependiente siempre de la afición soberana a la que debe la obligada pleitesía. Se le corresponde con decisiones de garantía (no vale la estrategia de compensación) o nos visitará de nuevo el desastre. La compensación positiva, como el regalo del abono, pueden ser ayudas para sobreponerse a dificultades durante el trayecto pero nunca para iniciar un nuevo proyecto tras un fracaso. La psicología de la compensación delatará la decisión final de continuismo o renovación por mucho que se encubra. Será de sobrecompensación fallida, perfil de decisiones unilaterales basadas en economía de guerra. Sin criterios de inteligencia corporativa basados en el conocimiento del juego, no se acierta en la producción de base ni en el reclutamiento del primer equipo. Lo realizado como proyecto, tras trayectoria de supervivencia del club, se debe exclusivamente a un acto de azar de fichar un especialista en juego de posesión defensiva único en el mercado sin saberlo: Quique Setién. No prevén preparar un estudio de cómo lo hace o intentar copiar al menos. Se confirma la ignorancia con la caída tras su marcha a un Betis ya en Europa. El negocio del fútbol se basa en el conocimiento para crear el producto juego. El secreto, la formula debe estar dentro del club y no en técnicos del quita y pon. Creada la plantilla por el club se busca un técnico compatible que viene solo. Los auxiliares son del club siempre. La entidad siempre debe llevar el control total del grupo. Sí saben pero no saben. Prueba de ello es que lo intentaron con Márquez, «los Pacos» y el coste cero. Hay que saber. (*) Manuel Torres es agente de FIFA y entrenador profesional.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco