Monday , 19 February 2018

Un maltratador incendia el piso de su expareja: «¡Te voy a matar!»

Había sido denunciado por su pareja ante los tribunales por malos tratos y se le había impuesto una medida cautelar de alejamiento y de comunicación. Sin embargo, lejos de aprender la lección no lo hizo. Nada más lejos de su intención. Por ello, la vida de esta mujer transcurría con temor. Es ecuatoriana, tiene 39 años y reside en la calle del Monte Perdido del distrito de Puente de Vallecas, quien decidió poner fin a la relación sentimental que mantenía con su excompañero, de nacionalidad rumana y un año menor, debido a las agresiones que sufría. La medida cautelar dictada por un Juzgado de Violencia de Género tenía fecha del 29 de diciembre. En ella se le impedía establecer contacto con ella por cualquier vía así como acercarse a menos de 500 metros. Sin embargo, su excompañero sentimental aguantó poco tiempo. De este modo, el pasado domingo la llamó y la escribió mensajes amenazantes al teléfono móvil de la mujer en el que le decía lindezas como esta: «¡Te voy a matar!», «¡Voy a acabar contigo!» o «¡Voy a quemar tu casa!». Y dicho y hecho. El agresor pasó a la acción y ya que había infringido una de las medida judiciales, decidió saltarse la segunda. Horas después se dirigió al domicilio de la víctima, situado en la calle de Monte Perdido, con la intención de provocar un incendio y huir a continuación. Ocurrió sobre las diez menos cuatro de la noche momento en el que su ex no se encontraba en el domicilio. No le importó. Cumplió su palabra. Fueron los vecinos los que alertaron a los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid del siniestro. Cuando eso ocurría llegó la afectada, muerta de miedo. Mientras los efectivos del Cuerpo sofocaban las llamas, la mujer contó sus sospechas a los gentes de la Policía Municipal de la Unidad Integral de Puente de Vallecas que acudieron hasta el lugar. (UID). Llaves y un cigarrillo Les dijo que su ex podría ser el autor de lo ocurrido y les mostró los mensajes y llamadas que había recibido ese día, así como la prohibición de acercarse y de comunicarse que pesaba sobre él. En la inspección ocular que hicieron los funcionarios comprobaron que la puerta de la casa no había sido forzada, por lo que el autor tenía llaves, y que el origen del fuego fue un cigarro arrojado en la habitación principal. Ante las multitud de pruebas recabadas, los funcionarios, fueron a buscar al presunto autor de los hechos, que se encontraba muy cerca de la dueña del piso incendiado. Una vez localizado, hallaron en su móvil los textos intimidatorios que no había borrado, así como las llaves, por lo que fue detenido sobre la una de la madrugada. Ahora está a la espera de la decisión del juez.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco