Un medicamento contra el cáncer revierte los déficits sociales del autismo en ratones

La incapacidad para relacionarse es uno de los efectos más devastadores de las personas que tienen un diagnóstico del trastorno del espectro autista (TEA). Desgraciadamente no hay un tratamiento para este síntoma primario del TEA. En la actualidad, el diagnóstico de los trastornos del espectro del autismo solo puede establecerse una vez el niño afectado manifiesta, y de una forma muy aparente, los síntomas del comportamiento característicos de estos trastornos, entre otros un déficit en la comunicación, la dificultad para una correcta integración social, una dependencia exagerada de las rutinas, o una gran intolerancia ante los cambios o a la frustración. Los investigadores se afanan en mejorar su diagnóstico, pero también en paliar algunos efectos como la dificultad para una correcta integración social. Ahora, una investigación de la Universidad de Buffalo (EE.UU.) revela la primera evidencia de que es posible usar un único compuesto para aliviar estos síntomas del comportamiento. Se trata de una dosis muy baja de romidepsina, un medicamento contra el cáncer ya aprobado, dirigirse a conjuntos de genes implicados en la enfermedad. En un modelo animal de autismo, restableció los déficits sociales. Hemos descubierto un compuesto que tiene un efecto profundo y prolongado en los déficits sociales similares al autismo sin efectos secundarios aparentes El estudio se publica en «Nature Neuroscience», demostró que el tratamiento a corto plazo con este producto revirtió los déficits sociales en ratones deficientes en un gen llamado Shank 3, un factor de riesgo importante para el autismo. Dicho efecto duró tres semanas, abarcando desde el período juvenil hasta el final de la adolescencia, una etapa crítica de desarrollo para las habilidades sociales y de comunicación. Es decir, el equivalente a varios años en humanos, lo que sugiere que los efectos de un tratamiento similar podrían ser de larga duración, apuntan los investigadores. «Hemos descubierto un compuesto que tiene un efecto profundo y prolongado en los déficits sociales similares al autismo sin efectos secundarios aparentes», explica Zhen Yan, autor principal del artículo. Los científicos encontraron que podían revertir esos déficits sociales con una dosis muy baja de romidepsina El estudio se basa en una investigación previa realizada en 2015. Ese trabajo reveló cómo la pérdida del gen Shank 3 interrumpe las comunicaciones neuronales al afectar la función del receptor NMDA (n-metil-D-aspartato), factor crítico en la regulación de la cognición y la emoción, los principales déficits sociales son comunes en TEA. En la nueva investigación, los científicos encontraron que podían revertir esos déficits sociales con una dosis muy baja de romidepsina. Muchas de las mutaciones del TEA, señala Yan, son el resultado de los factores de remodelación de la cromatina, que están involucrados en el cambio dinámico de la estructura de la cromatina, el complejo de material genético en el núcleo de la célula que se condensa en los cromosomas. «La amplia superposición en los genes de riesgo para el autismo y el cáncer, muchos de los cuales son factores de remodelación de la cromatina, respalda la idea de reutilizar los fármacos epigenéticos utilizados en el tratamiento del cáncer como tratamientos dirigidos para el autismo», añade.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco