Saturday , 23 June 2018

Un padre y un hijo se reencuentran tras veinticinco años sin verse

Volverte a ver Volverte a ver es el programa de Telecinco para hacer lacrimógenas las noches de los jueves. Presentado por Carlos Sobera, por el plató del programa desfilan historias emotivas, desgarradoras y que dejan al espectador encogido y con la lágrima colgando. Allí se ven rupturas, reconciliaciones, homenajes, sorpresas, reencuentros… todas aquellas historias dramáticas que sean capaces de tocar el corazón del televidente. Todas las semanas lleva Sobera al programa a alguna cara conocida para darle un poco de salsa al programa, y esta semana estuvieron espléndidos y fueron varios los invitados: Rosario Flores, Adrián Rodríguez, Laura Matamoros, Manu Tenorio…Además de para hablar de lo suyo (sus nuevos discos, próximos conciertos, proyectos…) los invitados se ven plenamente involucrados en la dinámica del programa. En la mayoría de los casos, un amigo o familiar de una de las personas que va a ser sorprendida en directo traen al famoso por la importancia que tienen para la persona que va a ir a plató. Una de las historias más emotivas de ña noche fue la de don José, un hombre entrado que fue llevado a plató sin que supiese por qué. Ni siquiera podía sospechar que se trataba de su hijo, al que llevaba casi un cuarto de siglo sin ver. La cara de José, surcada de arrugas, daba fe de la emoción que apenas pudo contener el anciano. Su hijo también se emocionó y dejó escapar unas lágrimas cuando vio a su padre al otro lado de la pantalla. Empezó una conversación entre los dos en la que hubo un poco de todo: súplicas, recuerdos, reproches, disculpas…«Quiero decirle que le echo mucho de menos y que le quiero mucho. Quiero que me de un abrazo», le pidió al padre al hijo perdido. Poco a poco, fueron aflorando algunos de los problemas que causaron la separación entre padre e hijo, que quiso puntualizar que «a mí no me hiciste ningún daño, papá. Yo te quiero siempre. Pero hubo circunstancias que nos separaron y cosas que me han dolido». Yendo más allá, también quiso dejarle un recado a su padre y echarle en cara su actitud en el pasado: «A mí no me tienes que pedir perdón. Tienes que pedir perdón a tu madre». Pese a todo, acabaron fundiéndose en un cariñoso abrazo con la promesa de recuperar el tiempo perdido.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco